fbpx

Estudio Ponoc el spinoff del estudio Ghibli, hecho de puro amor

Estudio Ponoc el spinoff del estudio Ghibli, hecho de puro amor

Después de este, un poco tendencioso título, quiero contarte de Ponoc y sus Héroes Modestos (2018). Este pequeño estudio de animación fue creado el 2015 por Yoshiaki Nishimura, productor ejecutivo del legendario Studio Ghibli (que el 2014 dejó de producir filmes de manera temporal despidiendo a sus empleados). Su nombre proviene del idioma serbocroata y significa medianoche.  El estudio recién comienza a dar sus primeros pasos y creo que dará que hablar con el tiempo, en su portafolio se encuentran un anuncio de publicidad para una compañía de trenes nipona y su primer largometraje fue “Mary y la flor de la bruja”, que se estrenó en julio de 2017 en Japón. La película está basada en The Little Broomstick de Mary Stewart, contando por supuesto entre sus filas a ex empleados de Studio Ghibli, quienes se unieron al estudio para trabajar en ella.

Héroes Modestos: teatro de cortometrajes de Ponoc

Pero, ¿porque te hablo de este refugio de la animación con sede en Tokio?, es a partir del estreno de su segundo trabajo Héroes Modestos: teatro de cortometrajes de Ponoc, película de antología de 53 minutos, compuesta por tres cortometrajes, que se puede ver por la popular plataforma de streaming Netflix, que sin querer compararlo con Ghibli, contiene todo el espíritu que hemos visto en producciones de Miyazaki y Takahata. En este caso, nos sumerge en la fantasía y nos fascina con tres historias simples, pero llenas de humanidad. Héroes Modestos (2018). Nos cuenta como personajes comunes, pueden llegar a convertirse en salvadores, tanto de los seres que aman, como de ellos mismos y nos lleva por un viaje de colores y texturas que atrapan. En esta entrega habría contado con el mismísimo Isao Takahata (Tumba de las Luciérnagas) como director, pero lamentablemente falleció en abril de 2018. 

Héroes Modestos

3 cortometrajes, cada uno con su peculiar historia

La primera historia Kanini y Kanino (de Hiromasa Yonebayashi), nos cuenta las aventuras de una familia de diminutos seres, que moran en un pequeño riachuelo, viven tranquilamente, de pescar con una lanza con forma de tenazas de cangrejo. Todo se complica, cuando el padre es arrastrado por la corriente, dejando a los protagonistas solos, sin nadie más a quien acudir, y deben armarse de valor para encontrar a su progenitor. Sin lugar a duda, este corto es el que más recuerda a otras películas de Ghibli, como Ponyo o Arrietty y el mundo de los diminutos, con quien comparten director, pero su riqueza técnica y relato hace disfrutarla mucho.

El segundo corto La vida nunca pierde (de Yoshiyuki Momose), de lo puramente fantástico del corto anterior, acá pasamos a la cotidianeidad de Shun, un niño como cualquier otro, que va al colegio, es bueno en los deportes, buen compañero. Sin embargo, a temprana edad lo diagnostican con una grave alergia al huevo, la historia va develando las peripecias del pequeño protagonista y su madre, lidiando con temas, como que el simple contacto del huevo con la piel, hace desatar su alergia, este relato nos muestra un trozo de la vida de Shun, de su superación personal y como asume la responsabilidad de ser su propio héroe.

Y por último Invisible, el tercer corto animado, en que se aleja de este universo parecido al famosos estudio nipón y corre por su cuenta, marca una nueva meta en los intereses temáticos de Ponoc, con una factura mucho más experimental, explora la soledad del hombre moderno. Este corto cuenta la historia de un vendedor de automóviles, que básicamente es invisible, solo sabemos que está ahí por su ropa y un extintor que lleva a cuestas, más adelante sabremos por qué lo carga, esta metáfora animada, es un disfrute de principio a fin, viene a cerrar con broche de oro esta trilogía y se convierte en mi favorito de los tres.

Nishimura fundador del estudio, cuenta que este trabajo, solo se trata del volumen I y que de seguro contará con mucho más ediciones.

Así que ya sabes patrullero, descárgala en Netflix a tu celular y vela en esos viajes de metro y disfruta de estas historias cortas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *