fbpx

Glow: Sororidad en Las Vegas

Glow: Sororidad en Las Vegas

Glow es una serie de Netflix que se estrenó el 2017 y ya cuenta con 3 temporadas, la última de ellas se lanzó recientemente con 10 capítulos. Creada por Liz Flahive, Carly Mensch y producida por Jenji Kohan (OITNB).

Las magníficas damas de la lucha

Basada en un programa de televisión real de lucha libre de los años 80 protagonizado por mujeres. Situada en Los Ángeles, nos cuenta la historia de Ruth (Alison Brie), una actriz que no logra el éxito en su carrera, y junto a un grupo de mujeres audiciona para un incipiente y secreto programa para la televisión. Se reencuentra con su ex-amiga Debbie (Betty Gilpin), quien había iniciado una carrera televisiva, antes de tener a su hijo. Debbie se une al grupo para hacerle la vida imposible a Ruth, con quien su marido la engañó. Junto a ellas, quienes se convierten en protagonistas antagónicas, se une un grupo variado de mujeres, de diversas razas, procedencias, con distintas e interesantes historias. De la mano de Bash (Chris Lowell) el productor – animador y de Sam (Marc Maron) el director del programa. 

Temporadas previas

La primera temporada, nos muestra la dificultad de armar este show, casting, producción,  dirección, creación de personajes y cumplir con las exigencias de la cadena de televisión. Glow se llena de clichés y estereotipos al armar a los personajes, existiendo Liberty Belle, Zoya the Destroya, Beirut, Galleta de la fortuna, Machu Picchu, Reina Beneficencia, La loba, Vicky la vikinga, Britannica, entre otras.

En la segunda temporada, ya vemos un show más armado y comenzamos a ver a las mujeres que hay detrás de cada luchadora. También nos adentramos en las historias de Bash y Sam. En torno a las temáticas, las vemos lidiar con diversidad sexual, embarazo, matrimonio, machismo y hasta con acoso sexual. 

Tercera temporada

En esta tercera entrega, profundizamos aún más en las vidas de las luchadoras,  esta vez en Las Vegas, donde están presentando el exitoso show con numerosas presentaciones, haciendo cada noche lo mismo. Tenemos la incorporación de Geena Davis y a Kevin Cahoon (Bobby) en roles que tienen que ver con el casino y los espectáculos, para aportar emocionalmente a personajes como Debbie y Shena. 

Las vidas de las protagonistas se resienten, lejos de sus hogares, hijos, novios, pero con estabilidad económica. Esta vez, ya no veremos tanto el show y sus maniobras, si no que nos centraremos en ellas y en sus problemas personales. Veremos, una cada vez más empoderada Debbie, con los ojos más abiertos ante los sexismos que enfrenta y a su maternidad a distancia. Ruth, enfrentándose a la frustración tanto profesional como personal, mostrándose perdida. Otros personajes lidiaran con su identidad sexual, cultural, con maternidad, matrimonios, relaciones sentimentales y con la salud.
Existen algunos giros muy entretenidos que refrescan el espectáculo en sí y muchos momentos sororos, que no se sienten para nada forzados. 

Glow: Refrescante, feminista y sorora

La serie sigue estando muy bien armada, respecto a producción, sus vestuarios, música y las temáticas que enfrentan, muy contingentes en relación a los años 80. Creo que la historia ha ido creciendo en calidad, si bien en un comienzo lo atractivo giraba en torno a lo novedoso de ver un programa sobre lucha libre femenina, ahora, todo eso es la excusa para adentrarnos en temas mucho más profundos. Con estupendos diálogos, con feminismo, sororidad, me entretuve, avanza rápido, tiene unos capítulos más extensos que otros. Si bien no es mi favorita del año, pase un buen momento viéndola, me emocioné y empaticé con estas mujeres adultas tratando de hacerse cargo de sus vidas por sí solas y luchando ante un mundo que hace lo posible por dificultar las cosas.

Disfrútenla, porque Glow se despedirá con la cuarta temporada.

Puedes revisar aquí más notas de series realizadas por Patrulla Roja. Síguenos en  instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *